PROCESO

El niño que se la queda se coloca de rodillas apoyando la cabeza entre las piernas de otro niño o de un adulto.
Los niños le dan golpes suaves en la espalda con la mano o con el codo, mientras entonan la siguiente canción:

Recotín, Recotán
Recotín, Recotán
de la vera, vera, van
del tejado a la cocina
¿cuántos dedos hay encima?

 

Cuando se acaba la canción uno de los niños extiende la mano derecha con uno o varios dedos extendidos. El que se la queda tiene que adivinar el número de dedos. Si acierta se salva. Si no acierta le cantan:

Si hubieras dicho... (el número correcto)
no me mintieras
los golpes que llevaste
tú me los dieras.

(Puede quitar la publicidad ampliando la cuenta)