DROGAS DE ABUSO

FARMACOLOGÍA CICLO FORMATIVO

INTRODUCCIÓN

Manuel es un joven de 20 años que vive en Madrid. Hace tres años comenzó a consumir cannabis de forma esporádica los fines de semana, pero con el tiempo ha ido incrementando el consumo hasta realizarlo diariamente y acompañándolo de otro tipo de sustancias, como cocaína y drogas de síntesis. Hasta hace unos meses pensaba que controlaba pero actualmente el problema va más allá ya que las consume diariamente, lo que dificulta sus relaciones personales y profesionales.
Ayuda a Manuel y a otras personas que se encuentren en situaciones similares a qué conozcan las consecuencias del consumo de drogas de abuso.

 

El término de droga es amplio y ambiguo. En 1969 la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió droga como “toda sustancia que, introducida en un organismo vivo, pueda modificar una o varias se sus fundaciones”. De esta manera, droga viene siendo sinónimo de fármaco. Cuando las personas hablan acerca de las drogas, por lo general se refieren a sustancias naturales, semi o totalmente sintéticas que afectan al sistema nervioso central y son ingeridas con la intención de lograr un cambio en la conciencia y/o por una experiencia.
Existen dos factores esenciales que funcionan en tándem en lo que se refiere a la definición de la palabra "droga" - el efecto farmacológico de una sustancia (como una propiedad objetiva) y el modo de uso o la razón de su uso (como propiedad subjetiva).


En 1982 la OMS intentó delimitar cuales serían las sustancias que producían dependencia y declaró como droga de abuso “aquella de uso no médico con efectos psicoactivos (capaz de producir cambios en la percepción, el estado de ánimo, la conciencia y el comportamiento) y susceptible de ser autoadministrada”


En la última década, los autores anglosajones han reemplazado el término droga por el de sustancia psicoactiva, justificando dicha sustitución por el hecho de que muchos productos con capacidad de producir trastorno por abuso o dependencia se dan de forma natural (cannabis) o que no están fabricados para el consumo humano (ej: pegamento). Junto a las drogas estimulantes más extendidas, como el alcohol y la nicotina, la gama de sustancias psicoactivas disponibles desde los años 60, ha aumentado considerablemente. La mayoría de estas sustancias, se desarrollaron como fármacos y fueron clasificadas como ilegales por los países industrializados de occidente.

 

 

(Puede quitar la publicidad ampliando la cuenta)