Promoción del esquema de Ablactación en madres de la comunidad de San Lorenzo El Zembo, Huasca de Oc

NUTRICIÓN UNIVERSIDAD

INTRODUCCIÓN

 

SITUACIÓN ACTUAL

La localidad de San Lorenzo el Zembo tiene una población de 223 habitantes, por lo que se le define como una población rural.

Hay 101 hombres y 122 mujeres.

El ratio de fecundidad es de 3.14 hijos por mujer.

Existen 30 mujeres con niños menores de 2 años y 12 mujeres en periodo gestacional.

 

JUSTIFICACION

Existe una prevalencia de la malnutrición infantil con índices intolerablemente altos, especialmente en niños entre los seis y 24 meses de edad debido a que no llevan de manera correcta la alimentación complementaria provocándoles además ciertos tipos de alergias. Estos altos índices se deben por lo general a una ingesta de alimentos inadecuada, que es consecuencia de diversos factores combinados: a) la dificultad de acceder a alimentos diversificados; y b) conocimientos  inadecuados o falta de información.

 

POLITICAS

De acuerdo a la NORMA Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación, el esquema de ablactación es el siguiente:

 

EDAD CUMPLIDA

ALIMENTOS A INTRODUCIR

FRECUENCIA

CONSISTENCIA

0-6 Meses

Lactancia materna exclusiva

A libre demanda

Liquida

6-7 meses

Carne (ternera, pollo, pavo, res, cerdo, hígado), verduras, frutas.

Cereales (arroz, maíz, trigo, avena, centeno, amaranto, cebada, tortilla, pan, galletas, pastas, cereales infantiles pre cocidos adicionados)

2 a 3 veces por día

Purés, papillas

7-8 meses

Leguminosas (frijol, haba, garbanzo, lentejas, alubia)

3 veces por día

Purés, picados finos, alimentos machacados

8-12 meses

Derivados de leche (queso, yogur y otros)

Huevo y pescado**

3-4 veces por día

Picados finos, trocitos.

>12 meses

Frutas cítricas, leche entera***

El niño o niña se incorpora a la dieta familiar

4-5 veces por día

Trocitos pequeños

 

La OMS y el UNICEF han preparado conjuntamente la estrategia mundial para la alimentación del lactante y el niño pequeño a fin de reavivar la atención que el mundo presta a las repercusiones de las prácticas de alimentación en el estado de nutrición, el crecimiento y el desarrollo, la salud, y en suma, en la propia supervivencia de los lactantes y los niños pequeños.

 

En este documento se mencionan aspectos importantes que se deben de tomar en cuenta para introducir la alimentación complementaria como:

 

Los lactantes son particularmente vulnerables durante el periodo de transición en el que comienza la alimentacióncomplementaria. Por lo tanto, para asegurarse de que se satisfacen sus necesidades nutricionales, los alimentos complementarios tienen que cumplir los requisitos siguientes:

 

han de ser oportunos, es decir, se deben introducir cuando las necesidades de energía y de nutrientes sobrepasan lo que puede proporcionarse mediante la lactancia natural exclusiva y frecuente

han de ser adecuados, es decir, deben proporcionan energía, proteínas y micronutrientes suficientes para satisfacer las necesidades nutricionales de un niño en crecimiento

han de ser inocuos, es decir, se deben preparar y almacenar de forma higiénica y hay que darlos con las manos limpias y utilizando utensilios limpios, y no biberones y tetinas

han de darse de forma adecuada, es decir, se deben dar atendiendo a las señales de apetito y de saciedad del niño, y la frecuencia de las comidas y el método de alimentación (alentar activamente al niño a que, incluso cuando está enfermo, consuma alimentos suficientes utilizando los dedos, una cuchara o alimentándose por sí mismo) deben ser adecuados para su edad.

 

Lineamientos de Nutrición Materno Infantil del Perú (UNICEF, Organización Panamericana de Salud, Ministerio de Salud 2004)

En el apartado de Lineamientos de Nutrición de la niña o niño de 6 a 24 meses menciona entre otras cosa, lo siguiente:

  1.        continuar con la lactancia materna hasta los 2 años de edad o más.
  2.        A partir de los 6 meses iniciar con la alimentación complementaria.
  3.        Promover buenas prácticas de higiene en la manipulación de alimentos, para evitar infecciones.
  4.        Iniciar con alimentos semi-solidos (papillas, purés), evitando el uso de bebidas azucaradas de bajo valor nutritivo. Modificar gradualmente la consistencia conforme la niña o niño crece y se desarrolla, de          acuerdo a su edad, ofreciendo los alimentos aplastados, triturados y luego picados, hasta que la niña o niño se incorpore a la dieta familiar.
  5.        Enriquecer una de las comidas principales con una cucharadita de grasa. 

(Puede quitar la publicidad ampliando la cuenta)