Troya y la historicidad de los mitos

CULTURA CLASICA BACHILLERATO

INTRODUCCIÓN

 

TROYA Y LA HISTORICIDAD DE LOS MITOS

La película Troya (Troy, 2004), dirigida por el cineasta alemán Wolfgang Petersen, con un guión de David Benioff (que afirma, según los títulos de crédito, haber usado como base la  obra de Homero, la Ilíada), surge principalmente a raíz del creciente interés por los relatos épicos en el cine que marcaron el comienzo de la pasada década, gracias a producciones como Gladiator (Ridley Scott, 2000) o la trilogía fantástica de El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings, Peter Jackson, 2001-2003), debiendo bastante a esta última en cuanto a aspectos técnicos y su recreación de los encuentros bélicos. 

Por supuesto, pese a dicha ‘inspiración’ en la Ilíada no existe adaptación cinematográfica del mito troyano que se ciña estrictamente al poema homérico, siendo la mayoría de los casos adaptaciones lineales de los puntos clave que conforman todo el Ciclo Troyano. Como veremos, el filme que nos ocupa se toma incluso más libertades que otras adaptaciones del mito a la hora de adaptar estos puntos, sobre todo en la resolución final de los hechos y el destino de algunos personajes. Lo que nos interesa al tratar Troya es el hecho de que nos encontramos  ante la adaptación de un relato mitológico más que un episodio histórico. Sabemos de la existencia de una Troya real, o al menos de unas cuantas candidatas, y la historicidad del conflicto registrado por Homero y otros autores griegos permanece como constante fuente de debate y conjeturas. 

 

(Puede quitar la publicidad ampliando la cuenta)